Pablo Iglesias le contesta a Eduardo Inda,el cual le llamo “burgués” y le acusó de cobrar 1.800 euros por trabajar dos horas

Nóminas y burgueses.

Pablo_Iglesias_Turrion_-_Profesor_de_Ciencia_Politica_UCM.001

Pablo Iglesias Turrion – Profesor de Ciencia Politica

planol3109[1]

Pedro J. Ramírez, Jaume Matas y Eduardo Inda

Anoche sentí perplejidad cuando el director adjunto del diario El Mundo me dijo literalmente lo que sigue: “Tendrías que hablar de tus orígenes burgueses…Tienes orígenes burgueses por tu casa…Ganas 1800 euros al mes por dos horas de clase a la semana”. Puede verse aquí.

Reconozco que no sentí ni indignación ni enfado; no pensé que me estuvieran tratando de ofender o hacer daño; fue, por el contrario, como asistir al suicidio de los lemmings. Los lemmings son roedores miomorfos que habitan en el norte América y en algunas áreas euroasiáticas, famosos por una especie de pulsión de muerte que les hace arrojarse al mar en masa hacia una muerte segura. Por lo visto se trata de un mecanismo instintivo que sirve para controlar sus explosiones demográficas. Pero hasta ayer no me constaba que este instinto de autoregulación propio de ratones existiera también entre ciertos periodistas. Desde luego de ser así no sería una mala noticia.

nóminaBromas aparte, lo que siguió era la crónica de un ridículo anunciado. Informé al señor Inda del barrio burgués en el que vivo (Vallecas) y de la nómina que cobro en la universidad (cuya copia pueden ver aquí) derivada de mi contrato de profesor interino a tiempo parcial que me obliga a impartir 18 créditos ECTS anuales, a tutorizar un grupo sin docencia de las antiguas licenciaturas extintas (al que sin embargo doy clase voluntariamente y evalúo sus trabajos y ejercicios porque me parece a mí que los estudiantes que pagan una matrícula merecen algo más que un examen) así como al resto de obligaciones propias del personal investigador; publicar libros, artículos académicos, ponencias para congresos, seminarios, participar en proyectos de investigación, etc. todo lo cual queda detallado en micurriculum vitae que, por supuesto, es público y puede verse aquí.

Pregunté entonces al señor Inda por su nómina como director adjunto de El Mundo. Aún espero la respuesta, aunque más divertido fue recordarle, después de que afirmara que las televisiones públicas no funcionan y que hay que cerrarlas, que la televisión de su periódico había facturado 2,7 millones de euros a TeleMadrid que le encargó documentales de gran calidad a la medida de la propaganda del Partido Popular desde los que se vejaba al Doctor Montes o se extendían teorías conspiranoicas sobre el 11M.

Deseé que me preguntara el señor Inda cuanto cobro por ir a la Sexta. Como no lo hizo voy a contarlo. La productora que trabaja para La Sexta Noche me paga 250 euros brutos por cada participación en el programa, por el que les entrego una factura con mis datos fiscales con la que después cumplo mis obligaciones con Hacienda. Restado el 21% de IRPF (ese impuesto que es la base recaudatoria más importante de nuestro sistema fiscal, desconocido por las grandes fortunas que defraudan) y el 30% que dono a La Tuerka (nuestro programa lo hemos financiado siempre los miembros del equipo con nuestro propio dinero, estableciendo porcentajes obligatorios de donación por cada actividad remunerada que realizara cualquiera de nosotros), me quedo con algo menos de 125 euros. Preparar los debates de La Sexta me lleva más o menos un día de trabajo y me siento afortunado; pocas personas de mi edad y con mi formación pueden llegar a cobrar 125 euros por un día de trabajo en España. Buena parte del resto de profesores interinos de mi universidad, sin ir más lejos, tienen dificultades para encontrar actividades que les permitan complementar sus ingresos. Por eso quizá tenga razón el señor Inda en lo de que soy un burgués. Desde luego nunca me ha faltado nada; gracias a mi madre, abogada laboralista que trabaja para Comisiones Obreras y a mi padre que siempre ha trabajado como inspector de trabajo, tuve una infancia y una adolescencia muy cómodas económicamente sin ninguna de las estrecheces que sí afectan a muchísimas personas. Quizá sea, efectivamente, un burgués.

Pero creo que ahora toca comparar con los que aplican recortes y con los que les defienden en los medios. Pero no lo voy a hacer yo; hay suficiente información en la red a propósito de sobres y sobresueldos, contabilidades en B, financiación de partidos y periódicos, y emolumentos a periodistas y analistas de la respetable derecha en televisiones públicas como TeleMadrid o Canal Nou.

Eso sí, me temo que la mayoría de ellos no harán públicas sus nóminas.

 

 

Fuente:       publico.es

Anuncios

Deja un comentario(será revisado antes de su publicación)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s