El salario mínimo de España es uno de los que genera más pobreza familiar de la OCDE

Un estudio hecho público la semana pasada por la Dirección de Empleo y Asuntos Sociales de la OCDE sobre la situación del salario mínimo en los países miembros tras la crisis es una nueva demostración del nivel paupérrimo de las rentas salariales en España.

Una familia con dos hijos en la que entre en casa el salario mínimo necesitaría trabajar más de 72 horas a la semana para evitar la pobreza, que aquí representa el 50% del salario que marca la mediana. El estudio recoge datos de 2013, año en el que la retribución mínima legal a tiempo completo en España estaba fijado en 645 euros, sin apenas variación respecto a los 648,5 de este año.

España ocupa así el tercer peor lugar de la clasificación del trabajo realizado por la OCDE, por detrás de la República Checa y Estonia. Hay enormes diferencias entre los países. En Australia, Irlanda y Reino Unido, un empleo de salario mínimo a media jornada es suficiente para que una familia esquive el nivel de pobreza, y el caso de Japón es el más generoso, ya que incluso sin trabajar, los beneficios sociales le permiten triplicar el límite que marca la pobreza.

salario-mínimo-españa-francia

El estudio muestra que España es uno de los países que tiene un salario mínimo más bajo respecto a la mediana salarial del país. Concretamente el sexto más bajo, tras la República Checa, México, Estados Unidos, Estonia y Japón, con un porcentaje ligeramente superior al 40% de la mediana. Junto a Grecia, Irlanda y Turquía, ha sido España el único país en el que con la crisis el salario mínimo ha empeorado en términos reales en la relación con la mediana. La patronal española es una de las pocas de entre los países de la UE que apoya la existencia del salario mínimo.

En neto (sin seguridad social e impuestos) y teniendo en cuenta el poder adquisitivo de compra, el salario mínimo español es el octavo de la Unión Europea, por detrás de Luxemburgo, Bélgica, Irlanda, Francia, Holanda, Alemania y Reino Unido. Un factor que puede utilizar el Gobierno para matizar estos malos resultados es que España es el país de la OCDE en el que menos trabajadores, en términos porcentuales, cobra el salario mínimo, en torno al 1%, muy por debajo de otros, debido fundamentalmente a que la negociación colectiva marca salarios superiores. También son dejados fuera de la clasificación los autónomos, colectivo que ha crecido desmesuradamente los dos últimos años y que pueden clasificarse más bien, como apunta el informe, como “falsos autónomos”, empleados que hacen un trabajo equivalente al de los que están en plantilla, pero con un contrato sin protección. España es uno de los pocos países que no aporta datos sobre el colectivo que cobra el salario mínimo en relación a la edad y otras características.

 

Original

Anuncios

Deja un comentario(será revisado antes de su publicación) Se eliminarán los comentarios con insultos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s