¿Se ríe el obispo de Granada de la Justicia?

Arzobispo de Granada, Javier Martínez. Foto: Arzobispado

Arzobispo de Granada, Javier Martínez. Foto: Arzobispado

Por séptima vez el juez que instruye los supuestos abusos sexuales de sacerdotes  a  menores en la diócesis granadina, le ha solicitado que le entregue la documentación que obra en su poder. Ante la negativa y las excusas que el obispo de Granada mantiene, el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Granada se ha visto obligado a dar un ultimátum al purpurado para que remita documentación.

Una casta judicial
Actúa el arzobispo granadino,  Javier Martínez como si fuera una vaca sagrada, una auténtica casta a la que cree que no le debe de afectar la justicia ordinaria y se remite a la eclesiástica. Es como si el Estado de Derecho no fuera con él y mantuviese la Iglesia privilegios de otra época ya erradicados.

Hasta el Papa le ha pedido que colabore
El juez que instruye los supuestos abusos sexuales ha dado un plazo de tres días al arzobispo de Granada para que le remita la documentación íntegra que obre en su poder sobre este asunto y recuerda al prelado Javier Martínez que el propio Papa le pidió que colaborara con la justicia.

Se escabulle de informar al juez
Esta nueva petición se produce después de que el arzobispo respondiera a un requerimiento anterior del titular de Instrucción 4 de Granada que la investigación canónica completa, iniciada a raíz de la denuncia de los hechos, dependía de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano.

Para el juez el obispo no colabora o practica la “ocultación”
“Escudarse ahora, después de mas de seis meses en la competencia de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que sí tiene funciones de juzgar canónicamente pero no siempre de instruir, supone indiciariamente una evidente negativa a cumplir y colaborar con las autoridades civiles, o de ocultación”, ha advertido ahora el juez.

Delito de desobediencia
El auto, contra el que cabe recurso de reforma, señala que en caso de incumplimiento podría incurrir en delito de desobediencia a la autoridad judicial o de denegación de auxilio a la justicia, respecto a lo que se librarían los oportunos testimonios para depuración de sus presuntas responsabilidades.

Falsedad
El juez indica además que está “bajo apercibimiento de incurrir en falsedad” si no fuera cierto que no cuenta con la documentación solicitada de forma reiterada y pide al arzobispo que le remita “copia” del decreto emitido, en su caso, por la Congregación para la Doctrina de la Fe y la fecha en su este se hizo.

Esta nueva decisión judicial, fechada hoy mismo, reitera la providencia del pasado 7 de mayo y concreta las consecuencias de su incumplimiento, después de que en las sucesivas documentaciones remitidas por el Arzobispado se “omitieran” las declaraciones e interrogatorios escritos de los sacerdotes sobre los que se inició expediente eclesiástico.

Pide documentación escrita
El instructor entiende que “necesariamente” deben de “obrar de forma escrita” a la luz de las disposiciones sobre procedimientos administrativos y eclesiásticos, que dieron lugar incluso a resoluciones de suspensión de ese Arzobispado. El juez ha justificado su decisión de querer contar con esas primeras declaraciones de los imputados en la “cercanía temporal” con la denuncia eclesiástica que hizo en un primer término el denunciante inicial de los hechos y ha insistido en que lo que solicita es “licito y pertinente”. ”No supone merma alguna del derecho de defensa o la dignidad de las personas afectadas, mas allá de la afectación que supone cualquier imputación penal”, ha añadido.

No puede alegar desconocimiento
Por otra parte, frente a lo alegado en el escrito remitido por el arzobispo de Granada respecto a que la documentación íntegra se le ha requerido “por primera vez”, el instructor indica que “nada” está “más lejos de la realidad”. ”Mal puede pues hablarse ahora de desconocimiento anterior de lo solicitado, ni que lo haya sido por primera vez, ni de secreto de actuaciones eclesiásticas”, ha apostillado el juez, que recuerda que el Santo Padre dejó “clara” su colaboración en este caso, sin que el secreto “no confesional” pueda salvaguardar documentos relativos a delito “muy graves” y que el propio papa Francisco ordenó perseguir.

Declaraciones de los diez curas
El juez señala que el asunto no está “judicializado eclesialmente” sino en vía administrativa canónica y que se le deben remitir las declaraciones de los diez sacerdotes denunciados y de los dos laicos, “sin que este hecho afecte al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen de los imputados”. En la causa, cuya investigación comenzó en octubre del 2014, fueron imputados diez sacerdotes y dos seglares, aunque el principal imputado, el padre Román, es el único contra el que actualmente continúan las actuaciones judiciales.

 

Original

Anuncios

Un pensamiento en “¿Se ríe el obispo de Granada de la Justicia?

Deja un comentario(será revisado antes de su publicación) Se eliminarán los comentarios con insultos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s