Viva Grecia, Mariano

Caerán babas verdes de las bocas de Mariano Rajoy pero, creedme, más allá de ponernos de momentánea mala hostia, no nos afectarán

el-2012-imagenes-L-Y3FtAQ

Es muy posible que, en los meses que quedan hasta las generales -tanto si se adelantan como si no: nos parecerá una eternidad-, Mariano Rajoy se entregue frecuentemente a mezquindades como la que ha puesto en práctica usando el tema griego, usándonos a los españoles y usando a la verdad para pasársenos a todos por su trasero. Cosas veremos, sobre todo cuando se acerque el asunto catalán.

Se trata de escaramuzas desesperadas de líder agónico que él, en su desvarío, considera posiblemente tácticas adecuadas, ayudado por la claca de estimulantes jovenzanos que ahora le rodea. Caerán babas verdes de sus bocas pero, creedme, más allá de ponernos de momentánea mala hostia, no nos afectarán. Mariano Rajoy y, lo que es más importante, su partido, van a ser relevados al lugar del que nunca debieron salir. Que, desgraciadamente, no es la nada, sino un pedazo de este algo, exactamente el que les corresponde por el número de gente de derechas que hay en este país. Ni más ni menos. Con eso debería bastarles. A nosotros nos sobra. Y eso porque, nosotros sí, consideramos que las urnas son sagradas.

No deja de tener gracia, sin embargo, que Don Pantuflo, ese gran ilustrado, ese quinqué a carburo por el que nunca pasó el Siglo de las Luces, ese ser incapaz de coordinar frases enteras expresando con claridad una idea, ese Banquete de Plasmón, se permita despreciar al pueblo griego, y al Gobierno elegido por la mayoría del pueblo griego. Qué bochorno. Ésa es una gracieta de casino de pueblo de peli de Garci, para que se la rían el boticario y el cura. No da para más.

No hagamos caso, no les hagamos caso, ni a él ni a los suyos. Ya no están. Se han ido. Se han ido tanto, que hasta el monstruo del lago Faess se ha dado cuenta y ha interrumpido sus abdominales para decírselo. Adiós, adieu, passiu bé, a parir panteras. Lo deja todo mal, todo deshecho, todo enredado, todo sucio, todo emputecido… Pero se trabajará para recuperar los bienes perdidos. En esa esperanza vivimos.

Entre tanto, nos queda el pueblo griego. Muchos tenemos amigos de allí. Nos queda el deber de llamarles, escribirles, mensajearles, enviarles emoticonos: flores, palmas, zapateados… Nos queda contarles que, diga lo que diga nuestro Hirsuto de cabecera, es este país el que tiene un mal Gobierno. Es este país el que eligió mal. Y es éste país el que sufre las consecuencias de un gobernante que aplica las desigualdades no porque no tiene más remedio, sino, sobre todo, porque le gusta hacerlo.

Id a los griegos y contadles que, si fueran españoles, hoy estarían ya todos detenidos, incluidos los pensionistas, por haber obstaculizado la vía pública en ejercicio de su libertad.

Nos lo quitaremos de encima y, además, le haremos un griego. A vuestra salud.

Original

Anuncios

Un pensamiento en “Viva Grecia, Mariano

Deja un comentario(será revisado antes de su publicación) Se eliminarán los comentarios con insultos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s