Cristina Cifuentes y su marido “mileurista”

Javier Aguilar Viyuela es arquitecto desde 1977, empresario y afortunado para las concesiones públicas

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. EFE

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. EFE

La veterana genovesa Cristina Cifuentes Cuencas, recientemente elegida Presidenta de la Comunidad de Madrid, gracias al apoyo de Albert Rivera y sus comerciales en la Asamblea de Madrid, anda levitando de plató en plató, incluida su reciente salida a hombros en la Conferencia que su partido ha clausurado este último fin de semana en Madrid

Y como no podía ser de otra manera, su entusiasmo le ha jugado una mala pasada. Y es que no se le ha ocurrido nada mejor que en una entrevista personalizada que le prepararon en La Sexta TV, poner la mano en el pecho y con voz entrecortada afirmar que a ella lo que realmente le “gustaría que el trabajo de mi marido no fuera tan precario, ronda los 1.000 euros”. Dicho y hecho.

El caso es que con su atrevida y contundente afirmación, Cifuentes se sumaba sin complejos a la corriente populista en la que, tras los resultados electorales del 22M, anda metido su partido. Todo vale con tal de parecer lo que no son. Para ello, un buen día cambian su logos y sus gaviotas mientras que otro sustituyen a golpe de telediario a los Florianos de turno por jóvenes conservadores sin escrúpulos dispuestos a decir una cosa y la contraria con tal de ejecutar fielmente las consignas monclovitas.

Pero en esta ocasión Cifuentes ha ido mucho más allá de lo necesario y se ha metido en un jardín que, como se verá, no tiene fácil salida. Sortear la verdad es lo que tiene. Vayamos a los hechos.

En primer lugar, para situarnos conviene quizá recordar a nuestros lectores que sobre el hoy mileurista marido ya hemos tenido anteriormente ocasión de escribir. Incluso, en honor a Cifuentes y a su pareja, en su momento le hemos reservado un espacio propio en nuestra web. Aquí podéis consultar el resultado.

En segundo lugar, Francisco Javier Aguilar Viyuela, que es como se llama el mileurista marido de la Presidenta Cifuentes es arquitecto desde que finalizó sus estudios allá por 1977. Es decir, tiene tras si una dilatada carrera profesional. Por tanto es seguro que a lo largo de 38 de trabajo, de los 60 años que ha cumplido, ha habido de todo. Desde épocas boyantes coincidiendo con el boom del ladrillo y otras menos amables consecuencia de las crisis económicas.

En realidad, visto su CV nada que destacar. Todo iba como estaba previsto, hasta que Cifuentesse empeñó por todos los medios imaginables  e inimaginables, en convertirse en una figura mediática nacional. Por mucho que ahora se rasgue sus colorinas vestimentas,  el hecho cierto es que su búsqueda alocada de la fama podía tener consecuencias no deseables para su entorno más personal que de este modo se quedaba expuesto al sol. No le importó hasta que un buen día se fueron conociendo detalles de la faceta empresarial de su hoy mileurista marido. Entonces se indignó y su cólera se hizo visible.

En realidad, su indignación venía avalada porque se publicó en varios medios de comunicación quesu arquitecto marido con varios socios montó varias sociedades. Unas le fueron mejor y otras no tanto. En una de estas dejó de abonar el salario, al menos, a uno de sus trabajadores. Este aparejador, como hubieran hecho la mayoría en situación similar, le demandó en un juzgado de lo social. El marido arquitecto y hoy mileurista fue embargado por no pagar al trabajador la indemnización que le correspondía. Se dictaron varios edictos en el BOCAM ante la dificultad de comunicárselo por medios convencionales. Esto es lo que sucedió, le guste o no a Cifuentes recordarlo.

Desde entonces, un espeso y calculado silencio sobre Cifuentes y sus circunstancias familiares se extendieron por la inmensa mayoría de los grandes medios de comunicación. Incluso un conocido gurú de la palabra con formato de tertuliano dudó en escribir una de esas crónicas desproporcionadamente entusiastas defendiendo a capa y espada al marido & arquitecto & empresario de su amiga Cristina Cifuentes.

Este cómplice silencio puntualmente fue roto por algún que otro medio digital para informar en febrero del 2014 que su marido arquitecto, hoy mileurista, tenía relaciones comerciales con el Ayuntamiento de Madrid.

Documento-Construccion-Colegio-Mayor

Tiempo después, allá por mayo de este año 2015, se publicaron informaciones sobre la adjudicación por parte de la Universidad Complutense de una costosa obra para la construcción y gestión de una macro residencia de estudiantes. Se informa al lector que Javier Aguilar Viyuela, marido & arquitecto & empresario, forma parte de la sociedad que ha sido adjudicataria para codirigir la obra.

En junio, otro medio digital va más allá y denuncia abiertamente que “El clan de Cifuentes vuelve a beneficiar a su marido en sus negocios inmobiliarios”. La aludida se ve obligada a salir del paso y se refugia en que no ha habido ninguna “ilegalidad”. Nada sobre sus vínculos conDionisio Ramos, afamado miembro de este Clan.

Y por último, otro medio también digital, días después titula que “los dueños de la residencia universitaria que diseña el marido de Cifuentes se ocultan en las Islas Caimán”.

En mitad de estas informaciones, ELPLURAL.COM, medio con el que colaboramos habitualmente, documenta e ilustra todo tipo de irregularidades a lo largo y ancho de la vida administrativa de Cristina Cifuentes. Aquí podéis consultar los detalles más detallosos.

Y en esas estamos cuando sabiendo como sabe que se sabe que su marido & arquitecto & empresario dirige, al menos esta millonaria obra, y no hay constancia que lo haga altruistamente, no se le haya ocurrido nada mejor que sobreactuar calificándole de mileurista. Flaco favor hace a la verdad.

En cualquier caso, para aclarar estas dudas razonables y otras similares, se va acercando el momento, tras 25 años ocupando cargos públicos ininterrumpidamente, para que Cifuentes haga pública por vez primera su declaración de IRPF y de Bienes y de paso, como ha hecho ya alguna que otra Presidenta de C.A, también aproveche para hacer pública la de su mileurista marido. Estamos convencidos que con ello contribuiría a hacer más transparente y más creíble la tan denostada actividad publica que ella misma viene ejerciendo desde hace décadas.

Quedamos a la espera. Otro día más y mejor.

 

Original

Anuncios

Deja un comentario(será revisado antes de su publicación) Se eliminarán los comentarios con insultos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s