La opción de preservar la paz

  • Con Rota ampliamente reforzada y con Morón como enclave del Africom, España se sitúa en el punto de mira de guerras que no tendrían que ser las nuestras. Que no tendrían que ser.
  • Las armas, los drones y los bombardeos no solo no quitan el hambre ni erradican la injusticia social, sino que generan violencia y hostilidad. Los muros y la insolidaridad no frenan la emergencia social de los refugiados que huyen de conflictos en los que han participado ejércitos europeos.
La base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) va a ser enclave del comando de Estados Unidos para la intervención en África (Africom)

La base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) va a ser enclave del comando de Estados Unidos para la intervención en África (Africom)

Es llamativo cómo pasan desapercibidos algunos movimientos del Gobierno español en materia militar y geopolítica, cuyas consecuencias son sin dudas serias.

Por un lado, en abril llegaba a la base de Rota el tercer barco estadounidense -con 270 marines a bordo- que conforma el escudo antimisiles de la OTAN. Este despliegue militar, acordado bajo el mandato del Gobierno de Zapatero, reunirá en la base a más de 3.000 personas, 2.200 de ellas militares, con el objetivo de “hacer frente a a las nuevas amenazas”. Washington siempre ha puesto como excusa para justificar su escudo “las amenazas de Corea del Norte, Irán y otras en Oriente Medio”, pero lo cierto es que Rusia lo interpreta como un intento más por cercar su territorio, tanto en su límite occidental como en la zona asiática (con otras bases militares).

Ante ello, Moscú ya ha anunciado que probará en 2016 su primer barco contra el escudo antimisiles y este mismo martes el Ministerio de Defensa ruso advertía de que sabrá responder técnicamente al escudo.

Por otro lado, el Pleno del Congreso acaba de aprobar el acuerdo con Estados Unidos para la ampliación de la base de Morón, para que en ella se puedan instalar hasta 3.500 marines, frente a los 850 actuales, además de aviones militares, drones entre ellos. De este modo Morón se convertirá en la principal base militar del Africom, el comando de Estados Unidos para la intervención en África.

Todo esto se enmarca en un contexto de beligerancia creciente en las fronteras de la Unión Europea, con guerras o tensiones en el Magreb, en Oriente Medio y en el propio corazón de Europa, a través del conflicto de Ucrania, que enfrenta por primera vez desde 1945 a Rusia y la OTAN en territorio europeo.

Los enfrentamientos militares en Libia o Irak, que estallaron con las operaciones militares occidentales, junto con la guerra de Siria o la represión en Egipto -a través de un general golpista respaldado por la comunidad occidental- han generado una crisis de refugiados sin precedentes. Frente a ello la comunidad internacional occidental, con España o Grecia como elementos clave a través de sus bases militares, confunde la defensa de la seguridad con la elección de una única opción, la de la fuerza.

Desde hace tiempo los gobiernos del llamado Occidente hacen uso de especialistas en diversos campos no para tender puentes con otras culturas, sino para insistir en sus conquistas, en sus estrategias de contrainsurgencia y en sus campañas de propaganda. Así lo han denunciado diversos antropólogos estadounidenses, ante la  participación de algunos colegas de  profesión en tareas dirigidas por el Pentágono en Afganistán o Irak y que han sido  tachadas de “poco éticas”.

Asistimos a estrategias-bucle: se apuesta por más militarización y por el incremento de las acciones armadas como supuesta solución en nombre de la seguridad. Pero lo cierto es que el empleo de la fuerza no hace sino aumentar el fundamentalismo y la confrontación. Detrás de aquello que llaman “amenazas para Occidente” se esconden problemas estructurales, como la pobreza, la desigualdad, la falta de inversión en educación, el neocolonialismo y la existencia de regímenes autoritarios, apoyados buena parte de ellos por países de la OTAN.

Al igual que no se pueden matar moscas a cañonazos, es imposible hacer frente a los “problemas de seguridad” sin una visión multidisciplinar, a través de la política, la sociología, la antropología o la economía, vías capaces de mejorar la situación de los países donde presuntamente se originan esas amenazas que tantos miles de millones de euros “justifican” en gasto militar. Las armas, los drones, los bombardeos no solo no quitan el hambre ni erradican la injusticia social, sino que generan violencia y hostilidad. Los muros y la insolidaridad no frenan la emergencia social de los refugiados que huyen de conflictos en los que han participado ejércitos europeos.

Con Rota ampliamente reforzada y con Morón como enclave del Africom, España se sitúa en el punto de mira de guerras que no tendrían que ser las nuestras. Que no tendrían que ser. Europa es hoy un enorme patio trasero desde el que Estados Unidos opera en conflictos cercanos geográficamente a territorio europeo. Frente a ello, y más en este contexto de crisis económica, urge introducir en el debate público la opción de preservar la paz.

Original

Anuncios

2 pensamientos en “La opción de preservar la paz

Deja un comentario(será revisado antes de su publicación) Se eliminarán los comentarios con insultos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s