Justifica sueldos de 340 euros y cargaba al Ayuntamiento “hasta las bragas”

Cristina Tavío, que no pudo probar cómo gastó 640.000 euros de dinero público con otros miembros del grupo municipal del PP cuando era concejal de Santa Cruz de Tenerife, se define, claro, como “liberal”

Cristina Tavío

Cristina Tavío

“Chicharrera, madre y liberal. Licenciada en Derecho español y europeo Vicepresidenta II Parlamento de Canarias”. Así se presenta en su perfil de Twitter una de los pesos pesados del PP de Tenerife, Cristina Tavío, que esta semana ha tenido un sonado encontronazo en esa red social por justificar los sueldos de 340 euros mensuales con un “por ahí se empieza” después de haber celebrado la bajada del paro. Recibió decenas de muestras de indignación por su postura.

Y las redes han vuelto a ser la china en el zapato de Tavío, porque a raíz de su justificación a los minisueldos están recuperando también no solo su sueldo de 4.800 euros mensuales (3.800 como diputada más un complemento de 1.000 por la vicepresidencia segunda) sino su especial concepción de lo público y lo privado en su gestión política.

Principal protagonista del ‘bragasgate’
Tavío fue la protagonista de una investigación de la Fiscalía Anticorrupción cuando presidía del PP de Santa Cruz de Tenerife por la presunta financiación ilegal de esta formación a través del Ayuntamiento de esa ciudad de la que era concejal. La denuncia fue archivada pero quedaron demostradas varias cosas en lo que se hizo llamar Bragasgate y que costó cabezas en el propio PP, porque se culpó del escándalo a una filtración interna.

Admitieron las irregularidades
El ‘bragasgate’ se destapó en el verano de 2010, cuando se filtró el informe del interventor del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife durante la legislatura 2003-2007 alertando de que el PP presentó facturas por valor de casi 160.000 euros en las que se incluyeron muchas que nada tenían que ver con actividades del grupo municipal: bebidas alcohólicas, circuitos termales, joyas, ropa interior o revisiones de vehículos privados. El País recogió entonces la denuncia de la plataforma Justicia y Sociedad donde explicaron que hasta Tavío y su secretario regional en el partido habían reconocido públicamente “que el Grupo Popular en el Ayuntamiento de Santa Cruz utilizó el dinero que recibía de las arcas municipales para financiar el partido y que, como esto no estaba permitido por la legislación vigente en aquellos años, ‘metían las manos en el bolsillo y aportaban facturas personales para justificar la asignación al grupo’”.

Según el informe del interventor municipal entre 2003 y 2007 los cinco concejales del Partido Popular en Santa Cruz de Tenerife liderados por Tavío gastaron hasta 640.000 euros del Ayuntamiento, en el que entonces gobernaban junto a Coalición Canaria, pero cuando tuvieron que justificar esa cantidad solo lo hicieron por valor de 153.138,17 euros. El interventor alertó de que 122.305 euros de esos no estaban a nombre del partido y otros 19.134 euros correspondían a actividades que “no son propias” del grupo municipal. Aparecían así las comidas, los viajes, la ropa, los complementos…

Dos frases para la posteridad
Tavío dejó dos frases para la posteridad en aquel escándalo, las dos al negar que hubiera un ‘Bragagate’. Así, mantuvo que la factura que dio nombre al caso “no era de bragas, sino de ropa interior masculina” y también acusó a un periodista de insinuar que “aquí hay un Bill Gates”.

 

Original

Anuncios

Deja un comentario(será revisado antes de su publicación)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s