Tauromaquia en España: toros 7200; hombres 6

Siete mil 200 toros murieron en 2014 y seis personas fallecieron hasta hoy este año en la práctica de la tauromaquia en España, defendida por unos como tradición y considerada por otros una práctica cruel.

437

Según el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte el año pasado se realizaron en el país mil 868 actos de este tipo, entre ellos 398 corridas de toros, 348 novilladas sin picadores, 242 novilladas con picadores y 212 festejos de rejoneadores (toreros a caballo).

En términos de víctimas oficialmente se cuantificaron siete mil 200 toros muertos en 2014, aunque algunas fuentes estiman en 10 mil el número de animales que perecen al año si se suma los sacrificados en fiestas populares.

De otro lado, la práctica cobra también con frecuencia vidas humanas; solo en los encierros de San Fermín, donde toros y hombres corren en competencia de agilidad y velocidad por las calles, han muerto cerca de 20 personas desde el inicio de la práctica en 1922.

La muerte de un hombre de 36 años corneado en un encierro (carrera junto a toros y novillos) en Peñafiel (Valladolid) este fin de semana elevó a seis las víctimas humanas de las fiesta de toros en lo que va de año. El Partido Animalista, opuesto a las corridas, expresa que con su posición no niega la tradición sino su anquilosamiento, pues quienes aman la cultura desean su evolución.

Según la organización, en muchos países de Europa han desaparecido los espectáculos con animales realizados desde el medioevo porque su cultura fue capaz de transformarse.

Además de los 10 mil toros sacrificados al año, sus opositores argumentan que las subvencione a esa práctica rondan los 550 millones de euros.

Sin embargo, consideran que lo peor es la subcultura taurina de los festejos populares, en los cuales se matan y torturan animales como en El Escorial (Madrid), donde se atraviesan con lanzas toros recién nacidos, en medio del regocijo de adultos y niños.

En pueblos de Castellón, Tarragona, Teruel y Soria se registran los llamados toros de fuego, que consisten en mantener encerrado a un toro durante días sin comida ni agua, para luego liberarlo y prender fuego a bolas de brea colocadas en sus cuernos.

En poblaciones de Alicante se tiran los toros al mar y en Valladolid y Guadalajara se persigue con tractores y vehículos al animal que, herido, termina su vida apedreado y acuchillado.

Frente a los críticos, los defensores de la tauromaquia esgrimen la tradición, el beneficio económico de la práctica y consideran que con la prohibición se intenta discriminar a quienes defienden una práctica de la esencia española.

De hecho, la polémica entró ya en la política y se integra a los debates electorales de diferentes zonas del país, donde los defensores de los toros parecen ganar espacio paulatinamente, si bien la batalla final aún no está decidida.

 

Original

Anuncios

Deja un comentario(será revisado antes de su publicación) Se eliminarán los comentarios con insultos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s