Carta abierta de una refugiada palestina a todos los israelíes

Estoy escribiendo este llamamiento como una refugiada palestina que está preocupada por el ciclo interminable de violencia que ha perdurado a lo largo de mi vida.

Un niño lanza una cometa con los colores de la bandera palestina durante un evento en el Día de conmemoración de la *Nakba* en el campo de refugiados de Aida, Belén, el 14 de mayo de 2012. (Foto: Ryan Rodrick Beiler / Activestills.org)

Un niño lanza una cometa con los colores de la bandera palestina durante un evento en el Día de conmemoración de la *Nakba* en el campo de refugiados de Aida, Belén, el 14 de mayo de 2012. (Foto: Ryan Rodrick Beiler / Activestills.org)

Estimado/a ciudadano/a israelí:

Estoy escribiendo este llamamiento como una refugiada palestina que está preocupada por el ciclo interminable de violencia que ha perdurado a lo largo de mi vida. No ha habido un solo momento en que no me entristeciera ver a mis semejantes apoyar la opresión de otras personas, opresión que recuerda a la que sufrieron sus antepasados. Si bien hay quienes, en tu país, condenan enérgicamente las acciones de tu gobierno y se oponen a ellas, la mayoría parece apoyar esas acciones. Lo más probable es que tú también las apoyes. Por eso te escribo esta carta.

Creo que la política es inherentemente sucia, que está dominada por los intereses personales de poder y dinero y que los verdaderos intereses humanos juegan en ella un papel cada vez más pequeño. Al mismo tiempo, veo cómo a nivel popular la gente común, las personas de todos los ambientes, puede coexistir pacíficamente y que siempre lo ha hecho, a lo largo de la historia, cuando la política no ha interferido. Creo que solo el contacto entre seres humanos, libre de la interferencia de los políticos, puede unir a la gente. Creo en la bondad inherente de todas las personas y me niego a creer que tú estés realmente en paz con la injusticia y la opresión. Creer eso sería descartarte como ser humano y, por tanto, perder mi propia humanidad.

La historia muestra que pueblos enteros han sido consumidos por el odio y el miedo, y que estas emociones pueden ser destructivas a nivel individual. Sé que tu miedo es muy real para ti, aunque tiene poco sentido para mí. Sé que ves el simple deseo de una persona como yo de regresar a la tierra de la que huyeron mis padres por miedo como un ataque contra tu misma existencia. Espero que mi derecho y el tuyo a la libertad, la justicia y la seguridad no tengan que ser enmarcados en un juego de suma cero.

Apelo a tu capacidad de razonar y te pido que pienses críticamente sobre lo que dice tu gobierno, ya que le mueve los intereses políticos y no tus verdaderos intereses.

Apelo a tu inteligencia, a tu capacidad para interpretar la historia, para buscar la verdad por ti mismo/a y para cuestionar las distorsiones interesadas y divisoras de los medios de comunicación de las corporaciones.

Apelo a tu empatía, a tu capacidad para ver el otro lado de la historia, para ponerte en el lugar de aquellos/as que están siendo oprimidos/as y para imaginar lo que tú sentirías, pensarías y harías si estuvieras en su lugar.

Apelo a tu capacidad natural para trascender todos los sentimientos de odio y temor y para ver la verdad de lo que está sucediendo.

Apelo a tu yo más profundo y verdadero y te aseguro que yo, como refugiada palestina, solo busco vivir en paz en unas condiciones justas. Y si se dan esas condiciones, sé que seremos capaces de disfrutar juntos, compartir nuestras alegrías y nuestras tristezas, y construir juntos un mundo mejor.

Por último, te propongo ir más allá de todos los muros mentales y emocionales que te separan de los palestinos que viven a tu alrededor, que hables con tu vecino palestino, que te reúnas con ellos y veas que son tan humanos como tú, al igual que yo sé que tú eres tan humana como yo.

Te saluda atentamente,

Tu semejante: una refugiada palestina que siempre conservará la fe en tu humanidad.

Fuente: A Palestinian refugee’s open letter to all Israelis, 9/11/2015

Acerca del autor: Isra Thiab es una refugiada palestina que tiene la nacionalidad jordana. Sus padres son naturales de Haifa y Yafa. Isra ha obtenido la maestría en ciencias del medio ambiente y trabaja en ese campo. Está muy interesada en los temas de justicia global, desde el medio ambiente a los derechos humanos, y sobre todo en la causa palestina. Esta carta fue enviada inicialmente a De-Colonizer.

Acerca del autor: Javier Villate mantiene el blog Disenso, con artículos, análisis y traducciones sobre Palestina, Israel y Medio Oriente. Le puedes seguir en Twitter como @bouleusis

Fuente: Isra Thiab, +972 Magazine / Traducción: Javier Villate en el Blog Disenso

Anuncios

Deja un comentario(será revisado antes de su publicación)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s