¿Aznar? ¿Agag? ¿Morenés? ¿El Rey? ¿Quiénes ganarán dinero con los bombardeos?

La realidad, le pese al que le pese, es que la guerra es la fábrica de la que saldrán nuevos terroristas y atentados. Las bombas que caen en las ciudades no tienenprecisión quirúrgica como alguno me ha hecho saber, ni preguntan por el bueno o el malo (si es que es tan fácil la distinción). Lo que si generan es ese eufemismo con el que escondemos la muerte de muchas personas: daños colaterales.

Si hacemos el esfuerzo de situarnos en la piel de uno de los familiares afectados por esos daños colaterales es muy posible que comprendamos el motivo por el que cada día hay más terroristas y su apoyo crece. Si nos situamos en el lugar de todos aquellos que mueren de forma anónima y cuya vida tiene diferente valor por el hecho de no ser europea, también podríamos entender gran parte del problema.

La noticia de una explosión en un mercado de Nigeria (causa 32 muertos y 80 heridos), producida hoy mismo (18/11/2015), no merece para El mundo aparecer en la portada digital y ha sido postergada a la sección internacional. Toda la atención se sitúa en París y sus consecuencias, el resto no importa.

Captura-de-pantalla-2015-11-18-a-las-20.26.49-273x300

Un merecimiento que tampoco tuvo el asesinato de 150 estudiantes en Kenia en abril de este año, que pasó desapercibido entre la ciudadanía. No vaya a ser que nos percatemos que la mayoría de las víctimas del terrorismo son musulmanes y no se encontraban en Europa cuando perecieron o que comprendamos que los refugiados huyen del mismo terror que tanto nos ha conmocionado.

Captura-de-pantalla-2015-11-18-a-las-20.31.34-272x300

Pero no vamos a hablar de ese tema ni de lo absurdo que supone aumentar las penas de cárcel para disuadir a una persona que está dispuesta a morir, ni del tremendo error que suponen los bombardeos. Hablemos de los que posiblemente vayan a ganar dinero con todo este asunto. Es patético que haya personas que obtengan beneficios económicos, réditos electorales o de otro tipo con la masacre de París y los posteriores bombardeos, pero sucede.

Hace casi quince años emprendimos dos guerras que dieron como resultado casi dos millones de muertos (más según algunas estimaciones) entre Irak y Afganistán y no sirvieron para cumplir ninguno de los objetivos marcados. Tanto uno como otro son dos estados fallidos, refugio ideal de grupos terroristas y cantera de la que reclutar jóvenes deseosos de inmolarse.

Nadie puede negar que estos dos conflictos (podríamos remontarnos mucho más en el tiempo) están en el origen tanto de los atentados de París como de los dos millones de refugiados que se agolpan a las puertas de Europa, pero también están en el origen de mucho más.

Las portadas dedicadas a la guerra por muchos medios de comunicación y la contundencia de las palabras empleadas por muchos dirigentes han conseguido quesuban en la bolsa las empresas dedicadas a la fabricación de armas. Es decir, mientras los cadáveres estaban aún calientes muchos pensaban en hacer negocio. Y lo están haciendo.

Captura-de-pantalla-2015-11-18-a-las-18.16.55-300x250

Lo cierto es que no es un fenómeno nuevo en nuestro país ni en Occidente, pero sí es bastante desconocido por la mayoría. Las estadísticas son claras y no me canso de repetirlas: la industria armamentista se multiplicó por cuarenta y cuatro en los últimos quince años, pasando de 200 millones de euros en el año 2000 a 8.800 millones de euros en 2014. Casualidades de la vida, periodo en el surgieron los conflictos ya mencionados de Irak y Afganistán.

Tanto a la industria armamentista como al tráfico de armas le dedico buena parte de la novela “Código rojo” que ha sido silenciada por los grandes medios de comunicación y postergada en centros comerciales muy vinculados a Defensa. Normal, mejor que no se lea, mejor que no se sepa.

Una de las personas que nos metió en la guerra de Irak, Aznar, fue casualmente acusado por el juez Silva de estar vinculado junto a su yerno, Alejandro Agag, con el tráfico de armas. Noticia que rápidamente también desapareció como el propio Silva, como cualquiera que denuncia.

Captura-de-pantalla-2015-11-18-a-las-19.29.28-300x277

Por si esto fuese poco, Alejandro Agag (yerno de Aznar), fue interrogado por el Parlamento Portugués (nada más y nada menos), debido a su vinculación “con el inversor y traficante de armas libanés Abdul El-Assir. Las preguntas que le hicieron no dejan lugar a la duda: “¿Participó en un negocio, en el año 1994, en el que el señor El-Assir participó como intermediario para la venta de armas al reino de Marruecos? ¿Es verdad o no, que usted y el señor El-Assir intervinieron en la preparación de un negocio (que no se concretó) de venta de armas de la empresa española Santa Bárbara a países árabes?”. El BPN, Banco Portugués de Negócios, quebró con una deuda de más de 700 millones de euros.

Captura-de-pantalla-2015-11-18-a-las-19.34.43-300x242

Abdul El-Assir es conocido por sus monterías con el rey (emérito), Juan Carlos I, su excelente relación con los Aznar y con la familia de Alejandro Agag, así como con Francis Franco, Bill Clinton o Felipe González. Ahí es nada.

Captura-de-pantalla-2015-11-18-a-las-19.46.20-300x254

En España, uno de los que más se aprovecharon del enorme crecimiento de la industria armamentista fue Pedro Morenés, actual ministro. Las bombas que fabricó su empresa, Instalaza, fueron arrojadas por Gadafi sobre población libia. No solo nadie se planteó acción alguna sobre él sino que se le premió con el ministerio de Defensa y él correspondió aumentando la facturación de la industria armamentista de 2.600 millones de euros en 2011 a 8.800 millones de euros en 2014.

Captura-de-pantalla-2015-11-18-a-las-19.48.32-200x300

Otro de los grandes beneficiados son los bancos, los mismos que condonan los créditos a los partidos políticos, que financian a las empresas que a su vez financian de forma ilegal los partidos políticos, que controlan la industria armamentista de forma directa o indirecta, que controlan mediante acciones o publicidad lo que se publica en los grandes medios de comunicación y que… realizan transacciones con los terroristas. Ahí tenemos al HSBC que fue sancionado en el año 2012 por lavar el dinero de los traficantes de drogas y con “665 millones por violar sanciones a Irán y otros países” en materia de “tráfico de armas y transacciones de terroristas (Arabia Saudí)”.

Captura-de-pantalla-2015-11-18-a-las-19.57.09-291x300

Seguro que lo del HSBC les sonará a muchos a la lista Falciani y el escándalo que se organizó. El primero de la misma era ni más ni menos que Emilio Botín, que ocultaba la nada despreciable cifra de 2.000 millones de euros. Eso sí, la cárcel no la visitó ni por error pues para él si había que hacer una doctrina especial se hacía (Doctrina Botín) y si había que indultar a su mano derecha, se indultaba (Alfredo Sáenz por Zapatero). Ni que decir tiene que tanto BSCH como BBVA y otras entidades importantes españolas son las que más se están lucrando con la fabricación y venta de armas (La banca armada).

Captura-de-pantalla-2015-11-18-a-las-20.02.42-300x187

La mayoría de los nombrados, especialmente Abdul El-Assir y los saudíes, guardan una estrecha relación con el rey emérito Juan Carlos I y varias son las organizaciones no gubernamentales las que han acusado al mismo de participar en la venta de armas, aunque estas denuncias no se han podido probar.

Captura-de-pantalla-2015-11-18-a-las-20.06.30-284x300 Captura-de-pantalla-2015-11-18-a-las-20.09.46-300x288

No queda ahí la cosa pues Roberto Centeno, catedrático de economía, denunció queel rey emérito Juan Carlos I se llevaba entre uno y dos dólares de petróleo por barril y que intercedió por Lukoil (empresa rusa) en la compra de Repsol.

Captura-de-pantalla-2015-11-18-a-las-20.15.05-297x300

¿No es suficiente? Hasta el New York Times se pregunta por el origen de la fortuna del rey emérito y que cifra en casi 1.800 millones de euros (algunos medios hablan de mucho más) lo que supone más de 40 veces su salario durante los cuarenta años que estuvo en el cargo.

Captura-de-pantalla-2015-11-18-a-las-21.03.56-300x254

¿Es comprensible ahora que usemos bombas para terminar con el terror en lugar de un plan de desarrollo global para Oriente Próximo y otro plan de integración para las áreas marginadas que se encuentran en Europa?

Creo que la respuesta es evidente porque lo que nadie podrá negar es que el desarrollo y la integración no generan tantos beneficios en la bolsa como bombardear una ciudad. El desarrollo y la integración reducen la pobreza y aumentan la educación y la sanidad, disminuyendo con ello el extremismo y debilitando a las organizaciones terroristas, y también a las empresas que compran petróleo más barato que en el mercado internacional y a los bancos que ganan dinero con la fabricación, comercio y tráfico de armas y a las personalidades vinculadas a todo ello… Pero, ¿para qué desarrollar Oriente Próximo pudiendo bombardearlo?

¡Bombas, bombas, bombas! ¡Qué suba la bolsa! ¡Deme las comisiones! ¡Dinero, dinero, dinero!… ¡Qué viva España! ¡Y la Patria! ¡Y la Bandera!… ¡Cuánto siento el atentado! ¡Qué lástima Dios mío!… ¡Bombas, bombas, bombas!…

 

Fuente: Articulo de Luis Gonzalo Segura

Anuncios

2 pensamientos en “¿Aznar? ¿Agag? ¿Morenés? ¿El Rey? ¿Quiénes ganarán dinero con los bombardeos?

  1. Pingback: ¿Aznar? ¿Agag? ¿Morenés? ¿El Rey? ¿Quiénes ganarán dinero con los bombardeos? | El mundo de los locos

Deja un comentario(será revisado antes de su publicación) Se eliminarán los comentarios con insultos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s