Bueno, ¿qué? ¿Nos conformamos con las encuestas?

  • Los defensores del statu quo -presentes en la política, en los medios, en la economía- agitan la bandera del ‘No se puede’ de cara al 20D
  • Frente a la desafección, esta campaña electoral va a precisar de mucha movilización: política, social, emotiva, humana.

Urna-electoral_EDIIMA20151124_0712_4

Expectativa: Posibilidad razonable de que algo suceda.

Cambio: Dejar una cosa o situación para tomar otra.

Miedo: Angustia por un riesgo o daño real o imaginario.

Estos tres conceptos jugarán un papel importante en la campaña electoral y en la jornada de votación el próximo 20 de diciembre.

Miedo

Miedo a que las cosas cambien. Deseo de uno a quedarse como está antes que empeorar. Miedo, porque hay mensajes que inoculan miedo. Miedo a que los otros nos quiten lo nuestro. Miedo a perder el trabajo. Miedo a perder la vivienda. Miedo al miedo. Miedo a verse como un perdedor.

Cambio

Cambio. Una palabra reivindicada desde el 15M que ha sido poco a poco vaciada de contenido. Tal es así que partidos salpicados por la corrupción, responsables de recortes, del aumento de la precariedad y la desigualdad, hablan también del cambio.

Todos se apuntan al cambio porque saben que el discurso contra el cambio pierde. Pero unos hablan de cambio creyendo en un cambio y otros solo quieren aparentarlo.

El punto de inflexión está ya aquí. Frente a la necesidad de un cambio real se baraja una mera restauración disfrazada de cambio. El 20D decidirá si hay transformación, necesaria para mejorar las condiciones de vida la gente, o una mera escenificación para que lo principal quede como está.

Expectativa

Las expectativas son un factor clave. “La gente no quiere cambio”, decía recientemente desde el público un hombre que asistía a una charla con políticos y periodistas. Buena frase para empezar a reflexionar, se esté o no de acuerdo con ella.

Quizá la gente no quiera cambio, pero mucha gente sí necesita un cambio. Otra cosa es que se atreva a asumir que necesita un cambio. Aquí entra la conciencia de clase, la capacidad de asumir que se está en una situación complicada y, sobre todo, las expectativas.

En algunos casos las expectativas están vinculadas al miedo. Alguien puede necesitar cambio, e incluso anhelarlo, pero se le ha inoculado la creencia de que cualquier cambio considerable le desposeería de lo poco que tiene.

Suele ser habitual en muchos países europeos que los sectores más desfavorecidos voten poco. No se sienten apelados por los políticos, no se sienten representados, no se sienten seducidos. Lo que pasa en el Congreso resulta ajeno y lejano a mucha gente que ve que, gane quien gane, su situación, lejos de mejorar, empeora.

¿Cómo apelar a esos ciudadanos que tanto necesitan un cambio pero prefieren no votar porque no creen en el cambio?

¿Del 15-M al PP como favorito en las encuestas?

¿Qué ha ocurrido en este país para que se pase del No nos representan, de la indignación del 15M, de las enormes movilizaciones en las calles, de la esperanza en la política, a encuestas que sitúan de nuevo al PP como ganador el 20D?

Ha habido campañas virulentas contra aquellos grupos que representan la posibilidad de un cambio real con consecuencias prácticas. Se ha desprestigiado hasta el machaque a los sectores que luchan y reivindican más servicios públicos, más derechos, menos recortes. Se ha querido difundir la idea de que otro tipo de políticas son imposibles, agitando el ejemplo de Grecia. Se ha insistido en que no hay más salida que el descenso de la calidad de vida de la gente, mientras siguen aumentando las riquezas de una pequeña elite.

En definitiva, los defensores del statu quo -presentes en la política, en los medios, en la economía- han agitado la bandera del ‘No se puede’.

El 20D habrá tres tipos de voto. El voto a lo de siempre, al no cambio. El voto a lo nuevo, sin que lo nuevo signifique cambio real. Y el voto a la posibilidad de un cambio, es decir, de una mejoría en la vida de la gente, con políticas que aspiran a garantizar una vida digna a todos. Que cada uno piense bien qué nos conviene.

Frente a la desafección, esta campaña electoral va a precisar de mucha movilización: política, social, emotiva, humana. Las encuestas gritan que ‘No se puede’. ¿Nos conformamos con ellas?

Artículo de 

Fuente

Anuncios

Deja un comentario(será revisado antes de su publicación)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s